Algo que nos preocupa a todas las mamás es la adaptación de nuestros hijos al nido.  En los últimos días he recibido varias consultas preguntándome como lo manejé con mis hijos y si tengo recomendaciones. Por eso quise escribir este post compartiendo algunas cosas que me ayudaron en su momento y otras que aprendí en el camino.

  1. Transmítele seguridad. Nuestros hijos lo sienten todo, si nos sienten inseguras, con miedo y angustiadas de dejarlos en este nuevo espacio ellos también se sentirán así.  Tenemos que tener mucho cuidado con lo que les transmitimos.  Contarles que antes de elegir ese nido o colegio mamá y papá fueron a muchos y finalmente eligieron el mejor para él y en el que sabían que estaría muy bien cuidado.  Decirle esto a mi hijo me sirvió muchísimo, para transmitirle más confianza de quedarse sólo.
  1. Déjale claro que vas a regresar a recogerlo. Uno de los mayores temores de los niños a la hora de separarse de mamá o papá es el pensar que serán abandonados allí.  Por eso debemos de tomarnos el tiempo de explicarles que en un rato vamos a volver a recogerlos, les dará más tranquilidad.  Es algo que para nosotros es obvio, pero para ellos no.  Los segundos o terceros hijos no pasan por este miedo porque al habernos acompañado a dejar a su hermano mayor saben cómo funciona. En mi caso con mi segunda hija todo fue muchísimo más fácil y estoy segura que el haberlo vivido a través de su hermano hizo que así sea.
  1. Habla con la miss antes del primer día de clases. Conversa con la miss sobre todos tus miedos y dudas, además cuéntale todo lo que consideres pertinente que sepa sobre tu hijo y como puede manejarlo.  Hacer esto hará que sobre todo tú como mamá te sientas más tranquila y menos nerviosa. Cuando Olivia empezó el nido, estaba en la etapa que mordía y le dije a la miss en qué situaciones pasaba para que se anticipe y trate de evitar que pase.
  1. Lleguen temprano. Lo ideal es llegar 30 minutos antes del horario de inicio de clases para que puedas tener tiempo de jugar con tu hijo, eso le va permitir empezar el día con más tranquilidad.
  1. Despididas cortas y alegres. No hagamos la despedida más dramática de lo que debe ser.  Un abrazo, un besito y un chau nos vemos en un rato, con una sonrisa en la cara funciona bien siempre (sobretodo cuando tú también te la crees).

Es muy importante estar segura del nido que has elegido, para esto es importante visitar más de uno así tienes con qué comparar y te sientes más segura de que tu decisión fue la correcta. Les dejo un post que escribí sobre «Criterios para elegir el nido correcto», si no lo leyeron estoy segura que les va a servir.

Es importante elegir un nido que siempre tenga las puertas abiertas para los papás, porque cada niño es un mundo y a algunos les cuesta más adaptarse que a otros. Debemos ser respetuosos con los tiempos de cada niño porque no todos somos iguales.  Sigue las recomendaciones del nido pero sin dejar de lado tu intuición como mamá.  Es cierto que el nido tiene experiencia, muchas veces los niños se engríen más con nosotras y apenas nos vamos están perfectos y felices jugando. Llamar por teléfono para chequear como está tu hijo luego de que te fuiste es una excelente idea.

]]>

Escrito por kiki

Deja un comentario