Yo era un poco escéptica con eso que dicen: «que los hijos se dan cuenta que estás embarazada incluso antes de que tu lo sepas!» Pero la realidad es que después de vivirlo creo que algo de verdad tiene, ellos lo presienten, saben que algo te pasa y su comportamiento cambia.  En este post les compartiré una linda conversación que tuve con Mafe y Lara de Psicologas SOS. Me dieron varias pautas de cómo manejar este momento y la llegada de la nueva hermanita de Joaquin.
Una de mis primeras preguntas fue a partir de que momento le cuento a Joaquin (1 año y 9 meses).  Ellas me recomendaron que lo mejor es no esperar mucho y hacerlo a partir de que empiezas a tener cambios notorios. No necesariamente tienes que tener panza para contarle. Puedes estar muy cansada o con nauseas y tu hijo ya se dará cuenta que algo pasa. Es mejor no dejar que la información empiece a colarse y que el la pueda oír de otros familiares o amigos antes que de ti.
Hay que tener en cuenta que es un periodo ambivalente para los hermanos mayores, sobre todo si aún son bebés y no hablan.  Ellos saben que algo pasa pero no tienen claro que es lo que se viene. Por eso hay que acompañarlos mucho durante el embarazo y que sepan que por más de que mamá esta cansada y panzona ella va a volver a ser la de antes. Siempre y cuando puedas… lo mejor es no dejar de cargarlos, porque los angustia. Para explicarles y contarles sobre la llegada del hermanito es bueno usar algunas herramientas que ilustren mejor el acontecimiento como: cuentos, dibujos y fotos de cuando el era bebé. Armar un photobook con fotos de el cuando era bebito servirá mucho cuando llegué el hermanito. Puede tener fotos de su primer baño, de cuando le dabas de lactar, o cuando dormía, etc.
Como mamás también sentimos culpa, sobre todo cuando tu primer hijo es todavía bebito. Sabes que le vas a quitar tiempo a él para estar con la nueva personita en camino y eso te hace sentir triste y culpable. Pero algo que no debemos olvidar es que le estamos haciendo un regalazo a nuestros hijos y que no hay nada más lindo que tener un hermano. No le estamos haciendo un daño sino un favor. Por otro lado, algo que me pasa es que me cuesta pensar en como voy a poder amar a otro de la misma forma que amo a Joaquin. Las chicas me tranquilizaron asegurándome que una vez que conozca a mi nueva bebita se va abrir esa nueva sucursal y la voy a amar igual que a Joaquin. Esa es una de las características que tenemos las mamás.
Si necesitas la cuna para el hermanito en camino es mejor hacer la transición a la cama con por lo menos 3 meses de anticipación. La cuna la tienes que desaparecer, desarmar y guardar. Luego la pueden volver a armar juntos antes de que llegue su hermanito pero la idea es que el no sienta que se la quitaron para dársela al bebé. Si van a dormir en el mismo cuarto igual es bueno desarmar la cuna. Que duerman en el mismo cuarto tiene varias cosas positivas, el hermano mayor siente que lo tiene controlado, sabrá “que el bebé no esta de fiesta con su mamá”  (como el se imagina) sino que esta durmiendo a su lado. Además para las mamás es cómodo tener un solo centro de operaciones y todo en un sólo cuarto.
Meterlo al nido antes que nazca el nuevo bebé también es una buena opción, ya que cuando llegué el hermanito ese va a ser un espacio de el “que no esta contaminado por esta nueva personita que vino a quitarle todo”.  En el nido él es el importante. Otra cosa que sirve es que desde antes que llegué el nuevo bebé, el papá e hijo mayor hagan cosas solos. Que tengan salidas solos y que se acostumbre a estar a solas con su papá que será su mejor aliado.
Una vez que llega el hermanito hay que ayudarlos a traducir sus sentimientos porque ellos aun no los pueden expresar. Ponerle palabras a sus emociones. Dejarle claro que está bien que extrañe ese mundo en el que estábamos solos los dos. Es normal que no se sienta tan feliz siendo el hermano mayor, no es nada contra el nuevo hermanito sino que le cuesta asimilar que tendrá que compartir a su mamá y papá.  Además esta confundido, el creía que iba a poder jugar con su hermanito pero se da con la sorpresa de que todo el día llora y que no es tan divertido como el se lo imaginaba. Muchos papás dan un regalo al mayor de parte de su nuevo hermanito, esto no necesariamente ayuda porque tratan de hacer de este evento algo alegre cuando no necesariamente lo es. Lo importante es no tapar los sentimientos del hermano mayor, sino ayudarlo a pasar el momento y dejarle claro que no tiene nada de malo no sentirse feliz ahorita.
Como mamás hay que ser buena marketeras y vender la llegada del hermanito a los hermanos mayores de la mejor manera posible. Los procesos no se pueden saltar, es lo que tiene que pasar.  Se pueden explicar las cosas para hacer toda la situación más llevadera. Ellos entienden todo. Es importante tener en cuenta que esta incertidumbre de lo que esta por venir genera angustia en los hijos mayores y es importante dejarles claro que tu cariño y tu amor hacia ellos no va a disminuir nunca. Algo que siempre le digo a Joaquin es que así como crece la barriga de mamá también crece mi corazón. Esto me lo dijeron las Psicólogas SOS, y me encantó! Estoy segura que estas pautas ayudarán a las que están esperando a su segundo/a y a las que eventualmente los buscarán 😉
Gracias a Psicologas SOS y a Vanessa Podestá Photography (por la hermosa foto)
 ]]>

Escrito por kiki

    6 comentarios

  1. luz de jesus 1 septiembre 2014 at 13:21 Responder

    Gracias por la informacion,super util, justo mi hijo tiene la misma edad de Joaquin y su hermano nace en diciembre..
    Aun no sabemos si hacer que duerman juntos o cada uno en su habitacion.
    que harias tu si fuera el caso y hubiera espacio.
    gracias
    Luz

    • lamamadejoaco 8 septiembre 2014 at 22:36 Responder

      Estamos igualitas!! Mi bebita también jaca primera semana de diciembre!! En mi caso los haré dormir separados porque ya armé el cuarto de Joaquin de tal forma que no me entra la cuna… y en parte prefiero pero la verdad que podrían dormir juntos perfectamente, simplemente pasas al nuevo bebé cuando ya duerma toda la noche así no despierta al hermano mayor 😉

  2. Natalia 1 septiembre 2014 at 14:23 Responder

    Que excelentes consejos! Todavía no pienso darle una hermanita a mi gorda pero cada vez q imagino el momento siento un nudo en la garganta de pensar q ella se pueda sentir desplazada o q sufra. Un abrazo!

    • lamamadejoaco 8 septiembre 2014 at 22:34 Responder

      Si pues es horrible ese sentimiento pero depende de nosotros hacer las cosas bien para que no se sienta así sino al contrario!

  3. tabatha 1 octubre 2014 at 23:35 Responder

    Buenísimo post! Muchísimas gracias por compartir (: Aunque yo ya tengo una peque de 4 años, espero que para el próximo año ya esté llegando el/la hermanito/a

  4. Mirella 23 enero 2015 at 11:40 Responder

    Hola Kristin, yo estoy en una etapa en la que esta semana estoy convencida de tener un segundo bebe y a la siguiente me niego rotundamente… tal vez en otro post puedas comentar al respecto 🙂
    Mi hija tiene 2años 4meses y cuando le digo: «vamos a tener un bebe en casa», o «¿quieres tener un [email protected]?» me responde NO, le vuelvo a pregunta y siempre es NO. Te pasó algo similar, será una señal?, cambiará de opinión?.
    Un fuerte abrazo y cariños para tus pequeños.

Deja un comentario