Aquí estoy esperando que mi hijo salga de sala de operaciones, un poco nerviosa por más de que es una operación sencilla. Lo operan para extirparle las adenoides y amígdalas, a mi me han quitado las amígdalas de chica sé que es algo sencillo y que será para mejor pero no puedo evitar sentirme tensa y nerviosa. Joaquin tiene 5 años, y una de las cosas que más me preocupaba era como explicarle el concepto de que sería operado. ¿Qué decirle? ¿Cómo decirle? Tenía muchas dudas por eso se me ocurrió hablar con Mafe de psicólogas SOS y cuando la llamé me dijo ¡qué bueno que me llamaste! Me dio algunas recomendaciones que se las comparto.

  1. A los niños hay que hablarles siempre con la verdad. Obviamente con una verdad que ellos puedan entender, pero explicarles todo. Nunca engañarlos porque sus papás son las personas en las que más confían entonces es importante que ese vínculo no se quiebre.
  2. No decirle con tanta anticipación. Para no generarle demasiada ansiedad, sólo dos días antes de la operación, le expliqué que su doctor me había llamado y que íbamos a arreglar unos huesitos de adentro de su nariz para que pueda respirar mejor.
  3. Ponerle énfasis a lo positivo pero nunca dejar de hablar de lo negativo. Le dije que iba a dormir mejor y que además se iba a cansar menos a la hora de jugar fútbol y que iba a poder correr más rápido. Como me recomendó la psicóloga enfocándolo a lo positivo y a cosas que sean importantes para él. Además, le conté que dormiríamos en la clínica una noche y que por unos días seguro sentiría algunas molestias (lo negativo) pero que lo bueno es que iba a comer un montón de helado!
El mismo día a las pocas horas de entrar a sala de operaciones mostró algo de nervios y miedo, y está bien, es mejor hablarlo y afrontar esos sentimientos a que se queden ocultos. Luego esos miedos no resueltos dejan rezagos y traen consecuencias en los niños como algunos retrocesos, por ejemplo que se le escape la pilita o pesadillas. A veces por tratar de cubrir las cosas decimos no pasa nada, pero si pasa y si nosotros tenemos nervios y miedo imagínate ellos! Es buenísimo aprovechar esos momentos para verbalizar los sentimientos y legalizarlos, decirles que está bien sentirse así es parte de ser humanos. La anestesia general deja algunos rezagos al principio los niños salen un poco afligidos, el doctor me dijo es como cuando tienes resaca, de hecho no te sientes bien. Joaquin lloriqueaba y me decía “¿Qué me han hecho? Doctores malos” pobre, a mi se me partía el corazón, es difícil ver a nuestros hijos sufrir. La recuperación es complicada pero no queda otra que ser fuertes, tener mucha paciencia, mucho apapacho y engreírlos porque nada sana mejor que el amor de mamá. Muchas me han hecho preguntas sobre por qué operé a mi hijo así que voy a escribir un post contando eso y contandoles porque como papás tomamos la decisión de extirparle los adenoides y las amígdalas a Joaquin (5 años).]]>

Escrito por kiki

    1 comentario

  1. Claudia Susano 19 diciembre 2017 at 12:29 Responder

    Estimada kristin! Sé cómo te sientes, mi pequeño Paul se fracturó la pierna en unos juegos inflables y ese día corrí a la clínica, me quedé con él en observación, le hicieron la maniobra para colocar la tibia y el peroné en su lugar y escucharlo llorar aferrarse a mi no sabes tenía ganas de gritar yo también, pero al igual que tu afligida y en la desesperacion tenia que decirle que lo amaba, que todo iba a pasar pronto, que ahora no sentiría mucho dolor y que el yesito aliviaría su piernita rota! Cómo cuide a mi niño todos esos meses que fueron dos pero eternos! Igual doy gracias a Dios que no fue nada mayor! Pero nuestro instinto maternal al saber que nuestra cría está en peligro se activa en una! Saludos para Joaquin! A mi tb me operaron de adenoides a su edad! Pasará y se sentirá increíble!

Deja un comentario